Vida y obra de Alejandro Kuropatwa en el Palacio Dionisi
Vida y obra de Alejandro Kuropatwa en el Palacio Dionisi
Vida y obra de Alejandro Kuropatwa en el Palacio Dionisi

Vida y obra de Alejandro Kuropatwa en el Palacio Dionisi

En el Museo de Fotografía Palacio Dionisi se exhibe el recorrido artístico de Alejandro Kuropatwa, reconocido artista y fotógrafo que marcó un antes y un después en el campo de la fotografía en Argentina.
Quienes conocieron a Kuropatwa afirman que cultivó una personalidad avasallante, audaz y seductora que fue parte inseparable de su obra. Por esto, el hoy Museo Provincial de Fotografía Palacio Dionisi expone en cuatro núcleos temáticos la vida y obra del artista, quien llevó su presencia glamorosa y elegancia a distintas ciudades del mundo desde joven.


Alejandro Kuropatwa fue responsable del arte de tapa de discos de Charly García, Fito Paez, Gustavo Cerati, Pedro Aznar, Virus, Los redonditos de ricota, entre otros.


Con su actitud provocadora, reflejada en su vida y en sus obras, tuvo el objetivo de empujar los límites de la fotografía. Siguiendo su camino, llegó a ocupar un lugar destacado entre los fotógrafos que impulsaron una renovación del lenguaje y fue protagonista del ingreso de la fotografía a las instituciones de arte contemporáneo en Argentina. 

Superficies de placer, Figuras del yo, El jardín de Kuro y Cóctel son los cuatro núcleos expuestos en todas las salas del museo. La última de ellas es considerada una de las más emblemáticas en nuestro país en torno a la crisis del SIDA. 


Obras de la colección Cóctel de Alejandro Kuropatwa.

Kuropatwa tuvo el privilegio de acceder rápidamente a la nueva medicación para el VIH anunciada en 1996. Su serie Cóctel es un registro de su toma diaria de las pastillas. En sus fotos imprimió sus conocimientos en el lenguaje publicitario y logró atraer la atención de la gente sobre los medicamentos. Así, las pastillas eran presentadas como objetos de lujo. De esa manera el autor celebraba la esperanza de vida ante el descubrimiento de un nuevo tratamiento, pero sin dejar de lado el enorme costo del tratamiento. Esta fue de las primeras obras de arte que en nuestro país abordó el tema de forma directa y se convirtió en una imagen icónica de la lucha contra el SIDA, en un contexto en que el estigma y el miedo eran protagonistas. 

Siendo consciente de su situación privilegiada, en 1997 publicó una solicitada en el diario Clarín donde pedía al gobierno que actúe en búsqueda de los recursos para el tratamiento de todos los argentinos: “La gente con SIDA tendría que tener la misma oportunidad que yo”.

Se puede visitar el museo para ver la obra de Kuropatwa de martes a domingos de 10 a 19 horas (y abre también el próximo feriado del viernes 17). Los días miércoles la entrada es gratuita, ideal para romper con lo rutinario y explorar lo revolucionario. La muestra incluye trabajos icónicos del autor, pero también otros menos revisitados, “para dar a conocer y repensar la amplitud de su legado”, explican desde el Palacio Dionisi.